lunes, 2 de mayo de 2011

FÚTBOL SALA HISTORIA

Fútbol Sala

Historia

Existen dos corrientes respecto de los orígenes de esta disciplina deportiva, ambas se remontan a la década de los años treinta.
La primera afirma que la creación de este deporte se da en Montevideo en los años 1930, época en que la selección de Fútbol de Uruguay había ganado el campeonato del mundo y la medalla de oro en los Juegos Olímpicos, viviéndose en todo el país una auténtica locura por el fútbol, el cual no disponía de suficientes espacios para su práctica por lo cual J.L. Ceriani lo adaptó a escenarios cerrados. A esta disciplina se le conoce deportivamente como Futsala desde 1956; este nombre se utilizó oficialmente en el Mundial de 1982 en São Paulo, Brasil, organizado en ese entonces por FIFUSA.
La otra, defendida por Luis Gonzaga Fernández, afirma que el Fútbol de Salón surgió en Brasil, a finales de 1930 en la Asociación Cristiana de Jóvenes, donde habría sido practicado por jóvenes a título de recreación; esos jóvenes son considerados los precursores del deporte.
La Federación Internacional de Fútbol de Salón (FIFUSA), fue fundada en 1971 en Brasil, siendo electo João Havelange como su 1º presidente. Esta nucleación organizó un total de siete campeonatos mundiales en Europa, Oceanía y América. La FIFUSA se mantuvo como organización independiente hasta su disolución en el año 2002.
Ante la prohibición de la FIFA de utilizar la palabra "fútbol", se decidió adoptar el término Futsal, en el congreso de la FIFUSA de 1985.
El Fútbol de Salón despierta el interés de la FIFA, la cual se relaciona con la FIFUSA para intentar absorber al deporte, pero con fracaso. La FIFA promueve, en enero de 1989 "su" primer Campeonato Mundial de Futsal 5, en Holanda.
Tomando reglas del waterpolo, balonmano y baloncesto, Ceriani le dio forma al reglamente del juego, que rápidamente se extendió por Sudamérica. En 1965 se fundó la Confederación Sudamericana de Fútbol de Salón. Sus miembros eran Uruguay, Paraguay, Perú, Argentina y Brasil, país donde el deporte era una pasión.
El fútbol de salón saltó a Europa gracias a los numerosos inmigrantes españoles y portugueses que habitaban la región. En 1971 se funda en San Pablo, Brasil, la Federación Internacional de Fútbol de Salón (FIFUSA), compuesta por Argentina, Bolivia, Brasil, Paraguay, Perú, Portugal y Uruguay.
Hacia fines de 1985, y ante el crecimiento exponencial del deporte, Joseph S. Blatter, en esa época Secretario General de la FIFA, tomó la decisión junto al entonces Presidente de la FIFA Joao Havelange, de incorporar al fútbol sala a la gran familia del fútbol mundial.
Para ello, Blatter encargó a su asistente, el chileno-español Miguel Galán Torres, y al consejero de Havelange, el brasileño José Bonetti, de darle el impulso al proyecto. En la primera reunión, ambos constataron que no había ni reglas de juego precisas, así como tampoco ni un terreno de juego ni un balón específico.
En enero de 1986, Galán Torres y Bonetti pusieron manos a la obra. Tomando como base las Reglas de Juego del Fútbol, hicieron las modificaciones necesarias debido a las particularidades de la especialidad. Se decidió que las medidas del campo de juego y los arcos del balonmano eran ideales. También se tomaron algunas ideas de la FIFUSA e, incluso, del hockey sobre hielo. Tras un largo trabajo de redacción, las Reglas provisorias vieron la luz.

El resto es historia conocida. El futsal es hoy una hermosa realidad, siendo una de las disciplinas deportivas que más ha crecido en los últimos años, con más de dos millones de jugadores federados (hombres y mujeres) en el mundo. Su crecimiento es ilimitado y permite, además, que el fútbol cumpla su misión social en cada rincón del planeta.

Historia del fútbol sala.

La Historia de fútbol Sala, Fútsal, o Fútbol de Salón (como se llamo primariamente) nació a consecuencia de la unión de varios deportes, estos fueron, el fútbol, balón mano, waterpolo y el básquetbol. El fútbol sala se destaca por ser un deporte que necesita de jugadores que posean gran habilidad y mucha técnica. Hoy en día es uno de los tres deportes que nacieron en Sudamérica y que se practica en todo el mundo.
El Futbol de salón o Fútbol Sala nació en Montevideo (Uruguay) en el año 1930, cuando las mieles del éxito futbolístico oriental vivían en su máximo esplendor ya que habían conquistado los Juegos Olímpicos de 1924 (Amsterdam / Holanda), 1928 (Colombes / Francia) y la Copa del Mundo de 1930 disputada en ese país.
Por tal motivo en el pequeño país sudamericano se practicaba el deporte en cuanto rincón se pudiese. El Prof. Juan Carlos Ceriani de la Asociación Cristiana de Jóvenes (ACJ) a consecuencias de que los niños de club comenzaban a patear la pelota después de la clase de gimnasia en la cancha de básquetbol, improvisó un campo de juego de fútbol. Tomo reglas de diferentes deportes, como el baloncesto, balón mano, waterpolo y el fútbol para ir dándole forma a las del Fútbol de Salón.
Del baloncesto se tomó la duración del partido, la cantidad de jugadores por equipo, la falta personal, el cambio de jugadores, del balón mano, una pelota que picara poco, los arcos de pocas dimensiones, la medida de la cancha y el no poder marcar gol desde cualquier distancia; del fútbol sus propias condiciones y del waterpolo las reglas referentes al arquero.
Así que comenzó la "historia" del fútbol sala y con él un furor impresionante en el Uruguay con respecto al Fútbol de Salón que trascendió fronteras, fue así que se expandió por Brasil, Perú, Chile, Paraguay, Argentino, cruzó el Atlántico para llegar a España y posteriormente al Resto del Mundo.
Para 1965 se creó la Confederación Sudamericana de Fútbol Sala como así también se desarrolló el primer torneo sudamericano.
En 1971 se fundó en la ciudad de San Pablo al Federación Internacional de Fútbol Sala (FIFUSA), la misma llevo a la disputa del primer campeonato del mundo en el año 1982.
La FIFUSA fue una organización independiente hasta el 2002, año de su desaparición.
En 1985 a través del congreso de FIFUSA, nació la denominación “Fútsal” que viene de las palabras “Fútbol” y “Salón”, ya que la FIFA prohibió la utilización del término “Fútbol”.
Para 1990 y continuando con la historia del fútbol sala las asociaciones sudamericanas se unieron junto con las del resto de América para así formar la PANAFÚTSAL (Confederación Panamericana de Fútsal), está organización que se había separado del FIFUSA tuvo toda la intención de asociarse a la FIFA cuando corría el año 2000, pero al no prosperar la idea, se unieron diferentes asociaciones de otros países que formaron una nueva organización mundial.
Fue así que para el año 2002 se fundó la Asociación Mundial de Fútsal (AMF), cuya sede se encuentra en la ciudad de Asunción (Paraguay) y el presidente actual es el paraguayo Ricardo Alarcón.
Esencialmente el juego en ambas Federaciones posee las mismas reglas, pero sufren algunas variantes.
Hoy en día conviven dos organizaciones del Fútbol de Salón, la AMF y la FIFA.
Para los países del continente sudamericano se le conoce como Fútsal, ahora en los que cohabitan las dos federaciones, se conoce como Futsal al de AMF y Fútsal-FIFA.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada